Open/Close Menu Colorado de Roa Abogados en Sant Cugat Expertos en Derecho Mercantil Civil Procesal y Laboral Asesoramiento Jurídico Sant Cugat y Barcelona
Abogados para gestión de despidos - Colorado & de Roa

Los extranjeros que se encuentran residiendo en España con permiso de residencia y/o trabajo durante 5 años de manera continuada pueden acceder al estatus de larga duración.

El permiso de larga duración concede a los extranjeros el derecho a residir de manera indefinida en España: una vez concedida la autorización de residencia de larga duración por la Oficina de Extranjería con una duración de 5 años, las sucesivas renovaciones se deberán realizar directamente en la policía (en un proceso similar a las renovaciones para el DNI), sin tener que solicitar nuevamente a la Oficina de Extranjería la aprobación de la renovación.

Los requisitos, por tanto, para obtener una autorización de residencia de larga duración son los siguientes, según lo que dispone el artículo 32 de la Ley Orgánica 4/2000 de Extranjería y el artículo 148 del Real Decreto 557/2011 del Reglamento de Extranjería:

    • Residir legalmente y de forma continuada en territorio español durante 5 años. Esto es, el extranjero debe ser titular de una previa autorización de residencia y/o trabajo, antes de solicitar a la Oficina de Extranjería el permiso de larga duración.
    • No debe haber viajado fuera del territorio español durante más de 10 meses dentro de los 5 años de residencia previos. Se aceptan estancias en el extranjero de 12 meses, siempre y cuando éstas sean por motivos laborales.

El anterior supuesto es el más habitual dentro de la práctica diaria del Derecho de Extranjería. No obstante, existen otros supuestos de acceso al permiso de residencia de larga duración, como son los siguientes:

    • Ser beneficiario de una pensión de jubilación contributiva de la Seguridad Social española o de una pensión de incapacidad permanente absoluta o de gran invalidez o de prestaciones análogas (si éstas se han obtenido en España y se refieren a una renta vitalicia, no capitalizable y que sea suficiente para su mantenimiento económico.
    • Ser residente que ha nacido en España y, tras alcanzar la mayoría de edad, ha residido en España, como mínimo, durante 3 años consecutivos e inmediatamente anteriores a la solicitud de autorización de larga duración.
    • Ser residente que ha estado tutelado por una entidad pública de España durante los 5 años inmediatamente anteriores a la solicitud.
    • Haber sido reconocido con el estatus de apátrida, refugiado o beneficiario de protección subsidiaria.
    • Haber sido español de origen y haber perdido la nacionalidad española.
    • Ser extranjero que ha contribuido de forma notaria al progreso económico, científico, cultural o a la proyección de España en el exterior.
Comenta esta noticia:

*

Your email address will not be published.