La pasada semana recibimos en el despacho una nueva sentencia condenando a CAIXABANK a devolver a una de nuestras clientas el importe de 60.000.- € invertido en bonos de FERGO AISA, más los correspondientes intereses desde la fecha de contratación y las costas del procedimiento.

La sentencia, de uno de los Juzgados de Primera Instancia de Terrassa, admite que la entidad BANKPYME, cuyo negocio bancario fue adquirido después por CAIXABANK, no informó a la clienta sobre el funcionamiento y el riesgo que comportaba la contratación del producto.

La entidad comercializó los bonos FERGO AISA como un producto de inversión seguro, como si se tratara de un plazo fijo, obviando explicar que existía el riesgo de que el cliente no llegara a recibir la rentabilidad prometida del 5%, así como la posibilidad real de que pudiera perder toda su inversión, quedando sus bonos como títulos sin ningún valor, imposibles de vender para recuperar, siquiera parcialmente, el dinero invertido.

La Sentencia deja claro que debería haber sido CAIXABANK, en tanto que profesional bancario, quién debería haber acreditado que su predecesora BANKPYME informó correctamente a la clienta, no tratándose de una prueba que deba asumir en este caso el consumidor, pues se le llevaría a la difícil situación de tener que probar un hecho negativo, como es la “no información”.

Lo que ocurrió en este caso, como en tantos otros que hemos tramitado con éxito en nuestro despacho, es que la entidad bancaria no fue capaz de presentar al Juzgado ni un solo documento informativo entregado al cliente, no disponiendo el banco ni siquiera de los documentos de contratación del producto, en los que podríamos haber visto exactamente la información que los mismos contenían sobre la operación.

Es lógica la satisfacción de los profesionales de nuestro despacho cada vez que recibimos una resolución de este tipo, pues supone que el cliente se vea resarcido por los enormes perjuicios que las malas prácticas bancarias y la comercialización de productos tóxicos han venido ocasionando. En muchas ocasiones, estamos hablando de recuperar para nuestros clientes prácticamente la totalidad de sus ahorros, depositados, sin saberlo, en productos de alto riesgo con los que la banca siempre ganaba.

Al mismo tiempo, cada una de estas sentencias supone el afianzamiento de un cambio de tendencia que, poco a poco, venimos viendo en los Juzgados de nuestro país, pasando de procesos en los que la entidad bancaria ganaba sin despeinarse a procedimientos en los que el tribunal se muestra mucho más crítico con la operativa de las entidades, en los que se vela por el interés del consumidor, parte débil en cualquier contratación bancaria.

Aun así, queda mucho por hacer.

Si se ha visto afectado por la contratación de algún producto bancario (swaps, preferentes, deuda subordinada, bonos FERGO AISA, valores Santander, acciones Bankia, acciones Popular, hipoteca multidivisa, cláusula suelo, IRPH…), puede contactarnos y un abogado especialista de COLORADO & DE ROA ADVOCATS le asesorará sobre sus posibilidades de reclamación y la mejor estrategia a seguir.

Comenta esta noticia:

*

Your email address will not be published.